viernes, 18 de agosto de 2017

The Craft Brewing Industry in Latin America

JEL Classifications: L66, D20, D40
Keywords: Brewing Industry, Craft Beer, Latin America, Microbreweries
Citation: Toro-Gonzalez, D. 2017. "The Craft Brewing Industry in Latin America." Choices. Quarter 3. 
Available online: Here
The Latin American craft brewing industry has the potential for growth and opportunities for investment, especially in the craft brewing segment. This article highlights the industry as a dynamic sector with growth potential for investors and consumers though discussion of consumption preference in Latin America, as well as the current status of beer industry and craft brewing in the region. Finally, an overview of the potential for growth in craft brewing in Latin America is provided.

Alcohol Consumption Preferences

Table 1: Market Shares Based on Levels of
Alcohol Consumption, 2010 (15+ years)

Source: WHO (2014).
According to World Health Organization (WHO) (2014), Latin American countries are the most heterogeneous on the planet in terms of average preferences for liquor consumption (see also Pierce and Toxqui, 2014; Aizenman and Brooks, 2005). The Caribbean, for example, is recognized for its rum production, while Chile and Argentina are recognized wine producers. But no Latin American country is specifically recognized for its brewing traditions; nonetheless, from 2008 to 2013, beer was the most important alcoholic beverage in the region, with approximately 50% of total production in the alcoholic beverages market.
Analyzing alcohol consumption by country (see Table 1), beer is the most preferred alcoholic drink in 11 out of 23 countries (48%). Spirits are most preferred by 39% of countries, particularly in Central American markets, where populations are more traditionally inclined to the consumption and production of spirits such as tequila and sugarcane distillates such as aguardiente and, particularly, rum. In Chile, Uruguay, and Argentina (13%), wine is the most popular alcoholic drink (WHO, 2014).

Consolidation of the Beer Industry

At the end of the 20th century, 10 firms produced half of all beer worldwide; by 2012 the same share was divided among only four firms (Howard, 2013). This concentration will likely only increase after the merger between AB InBev and SABMiller announced in November 2015 (AB InBev, 2016). This strategic integration has generated a global conglomerate that controls approximately one-third of the global market. The trend toward worldwide concentration has been mainly driven by economies of scale and horizontal integration. In the case of Latin America, concentration levels are substantially higher, almost double, than in the rest of the world.
Worldwide in the last decade, the beer industry has witnessed intense changes in its market structure. After the mass-produced lager brewing industry, or macrobreweries, standardized its industrial processes and took advantage of economies of scale, craft breweries began popping up globally, revealing evidence of possible structural changes in market conditions.  
In 2013, 83% by volume of beer consumed in Latin America was produced by just four countries: Brazil (42%), Mexico (22%), Venezuela (11%), and Colombia (8%). With the arrival of multinational companies to the region over the last two decades, the war to conquer Latin American consumers has intensified. In most countries, the beer markets are duopolistic, dominated by big world players such as AB-InBev, SABMiller, and Heineken.
In 2010, Heineken purchased the brewery division of FEMSA, a firm with operations in several Central American countries. In 2011, Kirin Brewery Company, a Japanese firm, ought Brazilian Schincariol Brewery. In Mexico, AB InBev purchased Grupo Modelo in 2013. The arrival of the world goliaths in Latin America has consolidated the market for mass-produced American lager beer.
However, in spite of the apparently strong trend toward industry concentration and the production supremacy of American lager beers, consumers’ interest in new products is increasing. In relation to this shift toward new products, Howard (2013) states that “cultural barriers to global brands in emerging markets, and the rising consumer interest in varieties produced by smaller specialty brewers…” (p. 13) may increase opportunities for small players with differentiated products. Latin America is not an exception, and cultural barriers, income growth, and heterogeneity in consumer tastes may become barriers to the consolidation of a worldwide duopoly.
Traditionally, industries have been characterized as “consolidated” when large companies with high economies of scale make it harder for smaller companies to enter into the market due to cost advantages. The emergence of niche markets result, which is the case for craft beer (Carroll and Swaminathan, 2000; Swinnen and Garavaglia, 2017).

Craft Beer in Latin America

Although large-scale beer still dominates the Latin American market, a new picture is starting to emerge. The main source of recognition for the brewing industry in region is that Latin American beer may be described by three basic criteria (Webb and Beaumount, 2013): it is clear and bland, it is served cold, and it is produced by a big mass brewery, often a multinational company. These characteristics may have generated an opportunity for market development, in which the increase in the number of micro- and craft breweries follows the same structural market pattern witnessed in the North American and European brewing industries.  On average, small brewery market share in the region was 1.3% between 2008 and 2013. Meanwhile, the market share for small breweries in the rest of the world was considerably higher, 4.8% on average (Figure 1; Euromonitor, 2015).
Figure 1: Average Small Brewery Shares
by Region (2008–2013)


Source: Euromonitor (2015).
For this period, small craft breweries in some countries in Latin America experienced an important evolution in terms of market share compared to mass-produced beer. Argentina, Bolivia, Brazil, Chile, and Costa Rica are examples of countries where small craft breweries averaged more than 2% of the total market share (Euromonitor, 2015).
Despite the low market shares of the craft beer segment in the region, the growth rate has been substantially high: 6.6% a year on average between 2008 and 2013. This is more than twice the growth observed in the regional mass-produced beer segment for the same period (2.8%) and almost double the World Bank’s regional GDP growth figure (Euromonitor, 2015).

Craft Beer Industry Potential

The Latin American brewing industry is especially dynamic in terms of its rapid growth. Between 2008 and 2013, the sector grew twice as fast as the world beer market sector, an average of 2.8% versus 1.4% (Euromonitor, 2015).  As mentioned previously, Latin American market has reached its maturity due to the consolidation of the mass breweries, and the appearance of small craft breweries indicates a trend toward a more diversified market. In this sense, Latin America and the Caribbean are a battleground for large breweries and a nursery for craft breweries.
Interest in producing and consuming craft beer is recent in Latin America and is growing fast as a niche market, as has happened in other markets around the world. For example, Toro-Gonzalez, McCluskey, and Mittelhammer (2014) analyzed the case of U.S. beer consumption, finding that craft beer consumers are different from those who consume mass-produced and imported beer, with no evidence of substitution among products.
An indicator of the increasing popularity of craft beer is the number of searches reported by Google Trends for the term “craft beer” both in Spanish and Portuguese, Brazil’s national language. The number of searches grew by 3% on average every month from January 2010 to November 2016. Between 2012 and 2016, interest in the term grew by 317%. According to Google Trends, Brazil, Chile, Argentina, and Mexico (in that order) are most interested in craft beer among Latin American countries.
In terms of consumption and income, two elements support the initial claim of a sector with interesting opportunities. According to OECD (year), Latin America consumes almost half as much per capita annually (1.45 gallons) compared to the rest of the world (2.45 gallons). However, this gap seems to be closing; between 2008 and 2013 the total consumption in Latin America grew by 5.8% on average, while total world consumption grew by only 1%.
In terms of income growth, the income elasticity of demand for beer to be elastic in Latin America, where an increase in income of 1% will increase consumer demand for beer by 1.2%. This implies there is an important opportunity for growth in the brewing industry, especially for craft brewers, whose niche market is highly influenced by income level (citation, year). Income in Latin America is expanding at 3.8% yearly (citation, year). This is an important element to explain the 42% in total market growth over the last 20 years in the region. It is possible to infer that the market will expand in the near future, given the regional income growth trends (Toro-Gonzalez, 2015).
Based on the available evidence, is not difficult to see that the brewing industry—and specifically the craft brewing industry—has an important opportunity in the Latin American market.

For More Information

Aizenman, J., and E. Brooks. 2005. “Globalization and Taste Convergence: The Cases of Wine and Beer.” SCCIE Working Paper 05(05).
Carroll, G.R., and A. Swaminathan. 2000. “Why the Microbrewery Movement? Organizational Dynamics of Resource Partitioning in the U.S. Brewing Industry.” American Journal of Sociology 106(3):715–62.
Euromonitor. (2015). Euromonitor International Passport Dataset. Available online: http://go.euromonitor.com/passport.html
Howard, P.H. 2013. “Too Big to Ale? Globalization and Consolidation in the Beer Industry.” Working Paper, SSRN.
OECD. (2014). Consumption Tax Trends 2014. OECDiLibrary. Retrieved from OECDiLibrary: http://dx.doi.org/10.1787/ctt-2014-en
Pierce, G., and A. Toxqui. 2014. Alcohol in Latin America: A Social and Cultural History. Tucson, AZ: University of Arizona Press.
Swinnen, J., and C. Garavaglia. 2017. Economic Perspectives on Craft Beer: A Revolution in the Global Beer Industry. London: Palgrave Macmillan.
Toro-Gonzalez, D., J. J. McCluskey, and R.C. Mittelhammer. 2014. “Beer Snobs Do Exist: Estimation of Beer Demand by Type.” Journal of Agricultural and Resource Economics 39(2):1–14.
Toro-Gonzalez, D. 2015. “The Beer Industry in Latin America.” AAWE Working Paper No. 177.
Webb, T., and S. Beaumont. 2013. Atlas Mundial de la Cerveza. Barcelona: Blume.
World Bank data, last update July 21, 2017.
World Health Organization (WHO). 2014. Global Status Report on Alcohol and Health 2014. Geneva: World Health Organization. Available online: http://www.who.int/substance_abuse/publications/global_alcohol_report/en/

viernes, 4 de agosto de 2017

La casa grande

El Universal, 4 de Agosto de 2017 (Enlace)

En 1962, Alejandro Obregón ganó el Premio Nacional de Pintura del XIV Salón de Artistas Colombianos con su obra “La violencia”. Ese mismo año, su amigo Álvaro Cepeda Samudio publicó La casa grande, novela predecesora del célebre boom latinoamericano. Mientras los años 60 acunaron el surgimiento de notables artistas y escritores caribeños, paradójicamente la región iniciaba un penoso proceso de empobrecimiento.

Han pasado más de 50 años de la publicación de Cepeda y del reconocimiento a la obra de Obregón, y aún no hemos logrado cerrar las brechas económicas y sociales frente al resto del país ni superar los efectos de la violencia. Por el contrario, el rezago regional en muchos aspectos se profundizó.

Para avanzar en el propósito común de reducir la pobreza, el pasado 11 de julio en Barranquilla se lanzó la Cumbre Caribe por la Inclusión y la Transformación Social “La Casa Grande”, evento promovido por el economista e historiador Adolfo Meisel Roca.

La Casa Grande pretende “dar voz a quienes no la tienen”, según lo planteó el también codirector del Banco de la República, y consiste en construir y discutir cinco documentos que medirán las brechas sociales regionales en educación, nutrición, salud, saneamiento básico y financiamiento, y calidad del gasto.

Por el corto alcance de iniciativas previas, ahora se toma un camino más ambicioso. Se busca no sólo construir otro diagnóstico regional, sino establecer las metas de cobertura y cuantificar los recursos necesarios para lograrlas en 12 años, en 2030, fecha señalada por la ONU para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La elaboración de los documentos está a cargo de investigadores de cuatro instituciones regionales: Fundesarrollo, la Universidad del Norte, el Centro de Estudios Económicos Regionales (CEER) del Banco de la República y la Universidad Tecnológica de Bolívar. La presentación de las propuestas se realizará el 30 de noviembre en Santa Marta en un evento que estará precedido de una agenda de discusión en diferentes ciudades de la Costa Caribe donde se construirán participativamente las propuestas de desarrollo regional.

Ahora que cultura y desarrollo regional toman caminos opuestos, la obra de Cepeda se convierte en el marco donde se formula la estrategia para cerrar las brechas sociales de la Costa. La Casa Grande significa seguir construyendo una región tal como la que soñamos: con oportunidades, en la que puedan surgir por igual artistas, escritores, cantantes y científicos, sin que las opciones ni la vida misma estén determinadas por la lotería del destino.



viernes, 2 de junio de 2017

Algo más que pavimento

El Universal, 2 de Junio de 2017 12:00 am (Enlace)

Aunque sea una verdad de a puño que la educación es clave para romper el círculo de la pobreza y hacer sostenible el crecimiento económico, en Colombia aún tenemos mucho por aprender.
Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), nuestro rezago en capital humano es preocupante. La escolaridad alcanzada por los colombianos adultos en 2014 fue de siete años, mientras el promedio mundial fue de ocho (algo menos que la secundaria). Aún estamos lejos de cerrar la brecha con los países más avanzados, donde el indicador ronda los 13 años.

Las circunstancias por las que pasa la economía nacional reducen el margen para lograr cambios sustanciales en la inversión en educación. En el horizonte se ven nubarrones y los pronósticos más pesimistas indican que vamos camino a una recesión.

Colombia pronto completará 30 años de haber iniciado el proceso de apertura económica que trajo promesas de prosperidad. Sin embargo, aún es una economía con alta dependencia de la explotación de recursos naturales y producción de materias primas.

A pesar de los bajos precios internacionales de los últimos años, esta “locomotora” ha generado cuantiosos recursos en regalías. Son billones de pesos obtenidos de barrenar la tierra que no fueron invertidos en ciencia y tecnología, pero sí en miles de kilómetros de asfalto.

Seguramente contaremos con mejor infraestructura, pero si no hay capital humano que impulse la productividad y la innovación, no estamos haciendo más que alimentar la dependencia de lo que escarbamos para competir por dólares que otros obtienen con mejor educación, creatividad e  investigación. Los colombianos, como el Saturno de Goya, nos devoramos el futuro.

El costo de oportunidad -la segunda mejor alternativa a la que renunciamos- de estos recursos es inmenso: las nuevas carreteras terciarias aumentarán las ventajas de las grandes firmas agroindustriales de monocultivos, pero no tendrán el impacto deseado en crear oportunidades para la mayoría de la gente, como lo haría un sistema educativo fortalecido para las regiones.

Es preciso garantizar la igualdad de oportunidades sin que estas se obtengan por la lotería del nacimiento, como quedó demostrado con los resultados de la evaluación del impacto del programa educativo Ser Pilo Paga.

Mientras esto no ocurra, las capacidades de la sociedad están siendo mutiladas; son muchos los talentos atrapados por entornos empobrecidos. La educación genera capacidades que aumentan la autonomía y frenan la dependencia cíclica de los mercados internacionales. Menos pavimento, más conocimiento.

viernes, 7 de abril de 2017

Transporte sostenible

El Universal, 7 de Abril de 2017 12:00 am (Enlace)


Esta columna quiere aportar a la discusión local sobre los retos en movilidad la reciente tesis de la ONU sobre transporte sostenible. Existen poderosas razones para ello: la primera, la administración distrital no tiene rumbo en políticas de transporte sostenible y un paso preciso para lograrlo es tener un concepto claramente definido. La segunda es de orden humano: la existencia de tensiones por el uso del territorio y los efectos del cambio climático que provocarán serias inundaciones que ponen en riesgo la seguridad y duración de la vida de la gente.

Además de contribuir a mitigar estas amenazas, el transporte sostenible es indispensable para lograr un crecimiento económico sostenido e incluyente, crear empleos, reducir la pobreza, generar acceso a mercados, recreación, interacción social y educación, es decir, un completo rango de servicios que contribuyen a una existencia saludable y plena. Es, además, pieza clave de los esfuerzos por reducir la contaminación del aire (ver caso de Medellín) y mejorar la seguridad.

Por su valía, Naciones Unidas creó un Grupo Asesor de Alto Nivel que presentó en octubre de 2016 el documento “Movilizando el transporte sostenible para el desarrollo”, muy pertinente para el desarrollo local. En este se define transporte sostenible como la provisión de servicios e infraestructura para la movilidad de personas y bienes de una manera segura, asequible, accesible, eficiente y resiliente, que minimiza las emisiones y el impacto ambiental.

Hay que señalar que si bien el transporte sostenible no ha sido incorporado como uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sí se considera esencial para alcanzar muchos de ellos, en particular, los relacionados con la seguridad alimentaria, salud y bienestar, educación, energía, crecimiento económico, y ciudades sostenibles, entre otros.

En Cartagena la inversión en transporte ha venido creciendo en los últimos dos años, pero todavía está lejos de generar los cambios deseados. Debemos soñar con una ciudad en la que peatones y ciclistas cuenten con espacios de tránsito adecuados, con caños y lagunas habilitados con un sistema multimodal integrado, respeto por el medio ambiente y el espacio público, y con aeropuerto y puertos de carga reubicados fuera del casco urbano.

Sin embargo, la realidad indica que para transformar la ciudad no basta con definiciones académicas. Se necesita el liderazgo del gobierno local y una política con estrategias claras que ordenen prioridades y acciones. ¿Es mucho pedir para dejar de estar anclados eternamente al caos?

viernes, 10 de marzo de 2017

Arrow: el mundo que deja

El Universal, 10 de Marzo de 2017 (Disponible aquí)

¿Existe un método de votación cuyo resultado deje a todos satisfechos? ¿Estar asegurado hace que descuidemos la salud o vayamos al médico más de lo necesario? ¿Cómo se relacionan los precios de los productos en una economía? Preguntas como estas fueron abordadas por el recién fallecido Premio Nobel Kenneth Arrow.

Según sus conocidos, era un “genio gentil”, ávido lector y conocedor de muchos temas. Una famosa anécdota contada en su obituario en el diario The New York Times, revela su amplitud de conocimientos. Con el fin de “corcharlo” en algún tema, sus colegas dedicaron tiempo a leer sobre los hábitos reproductivos de las ballenas grises, para pretender una conversación dominante frente al veterano profesor. Ya en su presencia, y luego de una larga charla sobre el tema, el profesor Arrow, quien había permanecido en completo silencio, comentó que la teoría a la que hacían referencia había sido refutada recientemente, dejando a todos atónitos.

Sus aportes también han incidido en sectores como la salud y los seguros. Arrow describió por primera vez sus particularidades sobre la existencia de información incompleta. Por ejemplo, el que las personas más propensas a comprar un seguro son al mismo tiempo las que corren mayores riesgos, o que si se encuentran aseguradas, entonces se cuidan menos.

Su capacidad de abstracción quedó reflejada en sus aportes a la teoría del equilibrio general; su mayor contribución consistió en demostrar matemáticamente –como lo descubría al tiempo el francés Gerard Debreu-, la existencia de un equilibrio general en la economía.

En aquel momento (mediados de los 50 del Siglo XX) descubrió la perla que buscaban los economistas: por fin se pudo entender, por ejemplo, cómo el cambio en el precio de la vivienda afecta la demanda por educación, alimentos y otros bienes o servicios indispensables para la gente.

Como si lo anterior fuera poco, Arrow fue el fundador de la teoría de la elección social, que alimenta una parte vital de la ciencia política. Uno de sus trabajos más influyentes fue demostrar que la elección por mayoría puede generar resultados arbitrarios e indeseables. ¿La elección de Trump les suena parecido?.

Arrow, un norteamericano hijo de inmigrantes rumanos, pasa a la historia como uno de los gigantes de la economía moderna: sus abstracciones y su elegante matemática explican en gran medida el mundo que dejó, un mundo donde cada día queda más claro su aporte sobre las dificultades que enfrentan las democracias modernas.

viernes, 6 de enero de 2017

Herencias, poder y reformas

El Universal, 6 de Enero de 2017 (Disponible aquí)

Los tiempos están cambiando. Respetados economistas como Emmanuel Sáez, Robert Reich, Paul Krugman y en particular Thomas Piketty afirman que vamos rápidamente hacia un futuro dominado por elites que extienden sus dominios a través de sus descendencias. Estas elites tienen además gran capacidad de multiplicar la riqueza en corto tiempo.

Históricamente, la tasa de ganancia de los grandes capitales ha sido de casi 5%, pero el crecimiento económico mundial promedio apenas ha llegado a 3%. Esta diferencia implica que los dueños del capital cada año acumulan una creciente porción de la riqueza del planeta.

La tendencia a concentrar más el capital tiene consecuencias preocupantes para la democracia. Al igual que en otros países, Colombia es un caso notorio de la ampliación de esta brecha y a la vez de la vulnerabilidad del Estado y su indiscutible captura por quienes detentan el poder económico.

Unos “cuantos” mantienen más riqueza de la que pueden gastar en varias vidas y usan los recursos para “comprar” el sistema político que sirve a sus intereses.

En Colombia los grandes capitales de las familias Sarmiento, Gilinski, Ardila, Santo Domingo y Eder, entre otras pocas, son una muestra de esta tendencia señalada por Piketty, y evidencian sin equívocos su gran influencia en el diseño institucional y en las reglas de juego que rigen la vida económica nacional.

El mejor ejemplo es la recién aprobada reforma tributaria. ¿Recuerdan cómo el impuesto al azúcar –destinado a enfrentar graves problemas de salud pública- fue penosamente eliminado de la propuesta gubernamental? Lo propio ha pasado con la cerveza, las telecomunicaciones, los medios de comunicación y el sector financiero, donde la regulación pareciera estar más cerca de los intereses del negocio que de la gente.

Según el gobierno, con esta reforma se evitará una crisis presupuestal inminente. Sin embargo, lo aprobado en el Congreso no resuelve estructuralmente el déficit público y mucho menos generará contrapesos a la excesiva concentración de la riqueza.

Colombia necesita un nuevo contrato social que mejore la redistribución de la riqueza. Esto se logrará cuando el sistema impositivo se sustente en los aportes de las personas con mayores ingresos, en particular en los impuestos al patrimonio, al capital y a las herencias.

Ya es hora de que el IVA, los impuestos al consumo y las rentas generadas por los recursos naturales no renovables sean los pilares de los ingresos públicos.
Los tiempos están cambiando, es cierto; pero es lamentable que por ahora se dirijan a beneficiar a la inmensa minoría.

*Decano Facultad de Economía y Negocios-UTB

COLUMNA EMPRESARIAL
dtoro@unitecnologica.edu.co